Westin Libertador

Publicado en Articulos

Aplicaciones de Lean Construction en nuestro país

En 1999, GyM, la constructora del Grupo Graña y Montero, decidió iniciar la aplicación de  metodologías Lean en dos proyectos de gran envergadura: el mercado mayorista Minka, en el Callao y el edificio Latino (Ripley, en San Isidro).

Desde entonces, GyM hizo suya la filosofía Lean como fundamento para la gestión de sus proyectos. Doce años han transcurrido desde la culminación de estas importantes obras y muchos conceptos maduraron. Es así que, cuando la constructora ganó el concurso privado para la construcción del Hotel Libertador Westin, el más alto del país, ya se habían desarrollado las herramientas y metodologías necesarias para garantizar la creación de valor en los clientes.

El Cliente

Debido a la importancia y complejidad del proyecto Hotel Westin Libertador Lima, GyM tomó la decisión de hacer partícipe del proceso de construcción al cliente y a los subcontratistas. El cliente, Intursa S.A., del Grupo Brescia, a inicios de 2007 empezó negociaciones demandando un contratista principal, una constructora, pues contaban con una Gerencia de Proyectos, luego ante su posible salida, iniciaron conversaciones para que administraran todos los contratos de proyecto y asumieran mayores responsabilidades. Finalmente terminaron la obra con GyM como contratista principal y administrador general del Proyecto, compartiendo así la gestión hasta la apertura del hotel. El Grupo Brescia vio en GyM una trayectoria resaltante en obras de similares características. Pero con el pasar del tiempo, y asumiendo mayores retos, tanto cliente como constructora, la confianza en los profesionales que trabajaron a lo largo de la obra creció.

El cliente estuvo consiente desde un inicio que el reto y el compromiso era difícil. Claudia Consiglieri, Directora de Proyectos e Inmuebles, señala que los ingenieros de GyM “demostraron que con la actitud y aptitud adecuadas se pueden lograr objetivos ambiciosos”.

En general la obra no fue fácil, ni el proyecto tampoco, el trabajo con la constructora fue adecuado, pero la confianza y los grandes retos aparecieron en el camino. En la etapa final fue un trabajo de equipo y soporte constante. El hotel está destinado a empresarios por lo cual cuenta con un centro de convenciones de 1.700 m2 y un aforo de 2.000 personas, que será el más grande del país. Este contará con cuatro salones para eventos, además de otros 10 que estarán dentro del hotel.

La Construcción

westin fullPara todos sus proyectos, y este no sería la excepción, GyM estableció una Rutina de Programación. Este método permite generar espacios de coordinación necesarios para garantizar el flujo de la obra, maximizando los beneficios obtenidos de las herramientas de programación establecidas por la metodología Lean, la misma que promueve que el ingeniero de producción dedique su tiempo de trabajo de campo para programar, a diferencia con la visión tradicional que exige su permanencia al 100% en el campo.

La Rutina de Programación se puede llevar a cabo con algunas herramientas. Por ejemplo la Look Ahead, un listado detallado de actividades programadas en un periodo determinado de tiempo. También está el Análisis de Restricciones, listado de coordinaciones previas que deben realizarse para que una actividad pueda ser ejecutada. Por otro lado, también se encuentra el Plan Semanal, en el que se programan las actividades del look ahead que estén listas para ejecutarse. Finalmente, el Porcentaje de Plan Cumplido evalúa el cumplimiento de la programación semanal y el Análisis de Causas de Incumplimiento registra estadísticamente las estas causas con el objetivo de tomar acciones correctivas.

De esta manera, GyM inició la construcción del Hotel Westin Libertador, desarrollado en un área de 7,543 m2. La construcción posee una torre vidriada con fachada tipo integral (curtain wall) faceteada en sus cuatro caras. Posee 30 pisos y cuatro niveles de estacionamiento. Todo el conjunto comprende el hotel 5 estrellas, con centro de convenciones y 301 habitaciones.

Durante la etapa de acabados, se previó que el Hotel Libertador tendría subcontratistas de diversas especialidades trabajando simultáneamente. Se usó la filosofía Lean para integrar, de esta manera, al cliente y subcontratistas en la programación de GyM, con el objetivo de asegurar el plazo de los acabados para las entregas parciales del edificio, además, el cliente ganó visibilidad, entendimiento y enfoque en las prioridades del proyecto. Para llevar a cabo estos objetivos se tomaron acciones como la realización de un tren de actividades que incluían responsabilidades tanto para GyM, subcontratistas y el cliente. Se implementó una rutina semanal de reuniones con el cliente y sus representantes (supervisión, proyectistas, etc.) con el fin de dar seguimiento a las restricciones identificadas como responsabilidad suya. Se entregaron a los subcontratistas un plan semanal en el que se especificaban el alcance de los trabajos a ejecutar. Y se implementó una rutina diaria de reuniones entre GyM y los subcontratistas, donde se revisaban los alcances logrados en el día, base para preparar el plan diario del día siguiente.

Westin Lima Hotel & Convention Center por GyM

El 14 de enero del 2008 iniciamos la ejecución de lo que es hoy el edificio más alto del Perú. Tras 40 meses de arduo trabajo, en abril del 2011 el Westin Lima estaba concluido. Logramos terminar la construcción de más de 73 mil m2 distribuidos en una torre de 26 pisos que alberga 301 habitaciones, un podio de 4 pisos con centros de convenciones, oficinas, salas de reuniones, spa, restaurantes, bares y 4 niveles de sótanos con capacidad para 703 estacionamientos.

 

 

Tags: Lean Construction Graña y Montero Westin